La Casa del Tío Americano

La Casa del Tío Americano, ocupa la vieja casa de Ramón Giménez que pasó una gran parte de su vida en América. La edificación ha sido esmeradamente restaurada sosteniendo elementos tradicionales y con una estética tradicional con detalles modernos que armonizan con perfección. 

Este hotel rural está ubicado en el casco viejo de Albarracín y tiene un balcón con bonitas vistas a la urbe medieval. En la restauración de la casa se han empleado los materiales tradicionales respetando al límite volúmenes y distribución, y buscando, en el resultado final, ofrecer a nuestros clientes una experiencia lo más agradable .

Ofrece desayuno bufé gratis y conexión Wi-Fi gratis.

servicios La Casa del Tío Americano

En la Casa del Tío Americano, todas y cada una de las mañanas se sirve un suculento desayuno tipo bufé con los mejores alimentos frescos de la zona, entre aquellos que no falta el jamón de Teruel, que se puede saborear en el jardín privado con vistas a las maravillas de Albarracín, o bien en salón de desayunos, un espacio presumido y también íntimo de estilo rústico.

Existe la posibilidad de estacionar el turismo en las proximidades del hotel, donde además de esto hay conexión a internet a través de wi-fi en sus instalaciones, como el salón con TV.

El equipo, que habla diferentes idiomas, ofrece servicios de recepción, como la custodia de equipaje tras desamparar la habitación, y la información sobre todas y cada una de las actividades que se pueden efectuar en la zona, y sobre los bares y restoranes de los aledaños en los que saborear la habitual comida aragonesa.

Las 6 estancias de este cautivador hotel se han decorado mucho cariño, en un conjunto rústico con aires modernos que armonizan con las partes arquitectónicas que se han mantenido de la estructura de la casa, como ciertas paredes de piedra vista, las ventanas de madera o bien, en ciertos casos, las vigas vistas.

Todas y cada una de las estancias están pertrechadas, no obstante, con los medios más modernos para asegurar una estancia agradable al huésped más exigente: baño con ducha, secador para el cabello y zapatillas, aparte de productos de higiene personal muy completos; T.V. con DVD para pasar buenos ratos de ocio sin salir de la habitación, y acceso wi-fi a internet a fin de que los clientes del servicio se sostengan informados y en contacto con los suyos.

Ciertas habitaciones están ubicadas en la terraza del edificio, con acceso a un jardín privado, y desde cualquiera de las estancias se pueden contemplar hermosas vistas del Castillo Árabe, la Catedral o bien el río Guadalaviar.

La Casa del Tío Americano es un hotel ubicado en el casco viejo de Albarracín, con simple acceso a las zonas de mayor interés turístico, y con pasmantes vistas sobre la Catedral de la urbe, las Murallas y los meandros que ha excavado el río Gadalaviar a su paso por estas tierras calizas: todas y cada una estas maravillas merece la pena visitarlas de cerca, y están a un camino desde el hotel.